+32 16 58 90 45

+34 911 876 558

virus

Historia de los virus y las bacterias

¿Qué es un virus?

Según Peter Crosta (UoI), “los virus son organismos microscópicos que existen en casi todo el planeta. Pueden infectar a animales, plantas, hongos e incluso bacterias…. Los virus varían en complejidad. Constan de material genético, ARN o ADN, rodeado de una cubierta de proteínas, lípidos (grasas) o glicoproteínas”.

Hablar de virus puede resultar complicado porque cada uno de ellos es diferente. Algunos virus pueden matarte directamente, otros te hacen más vulnerable a otras enfermedades, mientras que otros pueden causar otras reacciones adversas.

Otra complicación a la hora de hablar de los virus es que afectan a varios organismos de forma diferente. Por ejemplo, la gripe C tiene un efecto casi mortal en las aves, pero a los humanos les provoca un leve resfriado.

Los virus son los organismos más abundantes del planeta. Infectan las células del huésped, pero no las sustituyen. Los virus no se pueden curar, sin embargo, mediante la vacunación y la inmunización se puede detener su propagación.

¿Cómo se transmiten los virus?

El propósito genético de los virus es reproducirse. Son implacables e increíblemente eficientes en esta tarea. Los virus más “exitosos” tienen un alto índice de transmisión. Por ejemplo, se cree que el Covid-19 se propagó tan rápidamente porque tenía un índice R de 1,4. Esto significa que cada persona que se contagiaba tenía la posibilidad de infectar al menos a otras 4 personas. Mientras que la gripe tiene una calificación de 1,1.

Cada virus se propaga de forma ligeramente diferente, aquí hay algunos ejemplos de cómo se pueden propagar:

  • Por el contacto físico (Tacto…)
  • Intercambio de fluidos corporales (saliva, sangre, sudor, semen)
  • Patógenos en el aire (por estornudos y tos)
  • Contaminación de los alimentos
  • Picaduras de insectos
  • Agua contaminada

Algunos virus pueden vivir fuera de un organismo durante muchos días. Esto significa que pueden transferirse a un objeto y sobrevivir en él hasta que otro organismo lo toque de nuevo. Estos tipos de virus son especialmente peligrosos, pero pueden eliminarse limpiando regularmente las superficies.

El periodo de incubación es lo que los científicos denominan el momento en que el virus comienza a reproducirse en el cuerpo del huésped. Algunos virus muestran síntomas en este momento, mientras que otros -como la rabia- no muestran ningún síntoma hasta que es demasiado tarde.

¿Cuánto tiempo es contagioso alguien?

Los virus más exitosos son contagiosos durante mucho tiempo. El tiempo que se es contagioso después de contraer una infección vírica varía en función del virus.

Por ejemplo, los enfermos de varicela siguen siendo contagiosos 5 días después de la aparición de las manchas. Mientras que los enfermos de CoronaVirus (SARS-CoV-2) se cree que son contagiosos hasta 14 días después de la aparición de los primeros síntomas. El sarampión es contagioso durante unos 10 días después de la aparición de los primeros síntomas.

El verdadero peligro de los virus es que son contagiosos antes de que aparezcan los primeros síntomas. Es entonces cuando más se propagan.

¿Puede evolucionar el virus?

Cuanto más se propague un virus, más posibilidades tendrá de evolucionar.

Cuando los virus hacen copias de sí mismos, no siempre hacen copias exactas. Estas copias erróneas se denominan mutaciones. El sida lo hace con frecuencia, ya que hace más de mil millones de copias de sí mismo al día.

Algunas mutaciones tienen una mayor tasa de supervivencia que otras o incluso que el virus original. Si esta mutación sobrevive, empieza a hacer sus propias copias. Esto es la selección natural en su forma más básica.

¿Existen virus amistosos?

No todos los virus son malos. De hecho, nuestro sistema digestivo está lleno de virus amigos. Este tipo de asociación se denomina relación simbiótica. Los virus han descubierto que les resulta más fácil sobrevivir colaborando con el huésped.

No sólo tenemos virus que nos ayudan a digerir los alimentos. También tenemos algunos virus que trabajan junto a nuestro sistema inmunitario para combatir cualquier bacteria agresiva que entre en nuestro cuerpo.

Tipos de virus

Hay millones de virus descubiertos, y muchos más que aún no hemos descubierto. Más adelante en el artículo hablaremos de algunos de los virus más peligrosos del mundo, pero por ahora, veamos algunos de los tipos de virus más comunes.

Podría decirse que uno de los virus más comunes es la gripe. Todos los que están leyendo este artículo probablemente la han padecido al menos una vez. La gripe es un virus que se propaga y evoluciona rápidamente, y cada año aparecen nuevas cepas.

Otros virus comunes son las paperas, el sarampión, la varicela y la rubeola.

¿Qué enfermedades virales pueden causar los virus?

Las enfermedades víricas son cualquier afección que se desarrolle como consecuencia de haber contraído un virus. Estas son algunas de las enfermedades víricas más comunes:

  • La viruela
  • El resfriado común y los diferentes tipos de gripe
  • El sarampión, las paperas, la rubeola, la varicela y el herpes zóster
  • Hepatitis
  • Herpes y herpes labial
  • Poliomielitis
  • Rabia
  • Ébola y fiebre de Hanta
  • VIH, el virus que causa el SIDA
  • (SARS)

¿Qué es una bacteria?

bacterias

Las bacterias son organismos unicelulares. Su estructura celular es mucho más simple que la de la célula media del cuerpo humano. En particular, no tienen núcleo (el “cerebro” de la célula). En su lugar, contienen un único bucle de ADN.

Existen 5 categorías principales de bacterias, basadas en su forma:

  • Esféricas (cocos)
  • Varilla (bacilos)
  • Espiral (spirilla)
  • Coma (vibrios)
  • Sacacorchos (espiroquetas)

Por cada célula del cuerpo humano, tenemos unas 10 bacterias. La mayoría de ellas se encuentran en nuestro sistema digestivo. Son una parte esencial del mismo.

No todas las bacterias son malas, de hecho hay muchos tipos buenos. Y exponerse a una pequeña cantidad de nuevas bacterias es una buena manera de desarrollar la inmunidad.

¿Cuál es la diferencia entre un virus y una bacteria?

Las bacterias son células vivas, son un organismo por derecho propio. No dependen de nada más para vivir. En cambio, los virus no están técnicamente vivos, ya que no pueden existir con la ayuda de un huésped.

¿Por qué hay que distinguir entre bacterias y virus?

Pues porque son tan diferentes que necesitan un tratamiento distinto cuando empiezan a causarnos problemas. Los médicos quieren asegurarse de que sólo prescriben antibióticos cuando es necesario, ya que si se equivocan pueden desarrollar más supercepas resistentes a los antibióticos.

¿Cómo se reproducen las bacterias?

En el mundo de las bacterias no hay enamoramiento, ni largos paseos por la playa, ni se ponen manos a la obra… En su lugar, las bacterias se reproducen mediante fisión binaria.

La fisión binaria es el proceso por el que un organismo unicelular se divide en dos. Estas dos células son exactamente iguales.

Puede parecer un proceso lento, pero echa un vistazo a este caso de E Coli.

Si las condiciones son adecuadas (calor y humedad), en 7 horas una célula puede convertirse en 2.097.152 bacterias. Dales otra hora y habrá 16.777.216 de ellas. Una cosa que da miedo.

El mecanismo de supervivencia de las bacterias

Además de ser capaces de reproducirse a un ritmo impresionante, las bacterias necesitan otras tácticas para sobrevivir. Algunas bacterias forman una endospora.

Se trata de una cubierta exterior que protege a la bacteria de entornos hostiles. Pueden proteger a las bacterias de amenazas como el calor excesivo, los rayos UV e incluso los desinfectantes.

Los virus y la evolución

Una de las cosas más peligrosas de los virus es que son increíblemente eficientes a la hora de evolucionar. Tanto que la ciencia y los tratamientos no siempre pueden seguirles el ritmo. Veamos cómo es este proceso y las dificultades a las que se enfrentan los científicos cuando intentan estudiar los virus.

¿De dónde viene el virus?

No hay una respuesta sencilla a esta pregunta. De hecho, en el campo de la virología (el estudio de los virus) hay tres teorías principales sobre el origen de los virus. Y no hay una teoría universalmente aceptada.

Las tres teorías son:

  • La teoría progresiva
  • La teoría regresiva
  • La teoría del primer virus

Siga leyendo para saber más sobre cada una de estas teorías.

Hipótesis progresiva

Estas teorías se han desarrollado debido a la similitud entre la familia de los retrovirus y los retrotransposones del cuerpo humano (a menudo denominados genomas eucariotas). Estos genomas constituyen alrededor del 42% de los genomas de nuestro cuerpo.

Ambos utilizan ARN codificado para replicarse cada vez que entran en una nueva célula. También utilizan un método similar para entrar y salir de las células. Se cree que los virus aprendieron o evolucionaron a partir de estos retrotransposones.

Hipótesis regresiva

Esta hipótesis infiere que los virus surgieron gracias a un proceso reductor. Esta teoría afirma que los genomas de los eucariotas y la Rickettsia prowazekii tienen suficiente ADN en común para demostrar que tienen un ancestro común.

Esta teoría sugiere, por tanto, que los virus tienen ancestros complejos que eran seres vivos, posiblemente incluso bacterias. A través de un proceso de evolución reductora se han convertido en el sistema invasor de células que son ahora.

La hipótesis del primer virus

Esta teoría difiere de las otras dos, ya que no supone que las células existieran antes que los virus, de ahí el nombre de “hipótesis del primer virus”.

Desde 2005 se ha sugerido que los virus fueron la primera entidad reproductora y que existieron en el mundo precelular. Esto los convertiría en la forma de “vida” más antigua que conocemos.

La teoría sugiere que las células, tal y como las conocemos, surgieron de virus mutados. Desarrollaron sus núcleos y se volvieron más complejas que sus antecesoras.

¿Cómo evolucionaron los virus?

No hay un acuerdo sobre el origen de los virus. Y la respuesta podría ser más compleja que una única teoría correcta.

Hay una variedad tan amplia y variada de virus en el mundo que algunos científicos han sugerido que los virus podrían haber evolucionado por separado de múltiples maneras. Esta teoría se refleja en una evolución más amplia, en la que vemos criaturas que evolucionan con los mismos rasgos en extremos opuestos del mundo.

Es posible que haya algunos virus que se desarrollaron mediante métodos progresivos, mientras que hay otros que surgieron mediante procesos regresivos. La teoría del “virus primero” sigue teniendo peso.

Evolución de las bacterias

La siguiente etapa para comprender la historia de los virus y las bacterias consiste en analizar la evolución de las bacterias.

Como hemos mencionado anteriormente, las bacterias (al igual que los virus) evolucionan rápidamente. Es uno de los elementos clave de su supervivencia.

Clasificación de las bacterias

Las bacterias se clasifican en función de su forma. Pueden existir como células individuales, cadenas o incluso racimos. Existen 5 categorías principales:

  • Esféricas (cocos)
  • Varilla (bacilos)
  • Espiral (spirilla)
  • Coma (vibrios)
  • Sacacorchos (espiroquetas)

Las bacterias se encuentran en casi todo el mundo. Viven en el aire, en el suelo, en la Antártida e incluso dentro de nosotros.

¿Qué factores afectan al crecimiento de las bacterias?

Cuanto más conozca los factores que afectan al crecimiento bacteriano, más podrá prevenir la propagación de bacterias no deseadas.

Hay seis factores clave que afectan al crecimiento bacteriano:

  • Agua disponible
  • pH
  • Temperatura
  • Concentración nutricional
  • Disponibilidad de sales e iones
  • Concentración gaseosa

Las bacterias se desarrollan bien en entornos cálidos y húmedos, como los alimentos que se dejan a temperatura ambiente durante mucho tiempo. También evitan la luz solar directa, ya que los rayos UVB pueden matarlas. También son vulnerables a las altas temperaturas y a la lejía.

A las bacterias no les gustan los lugares fríos; de hecho, hace unos años los científicos encontraron antiguas bacterias y virus congelados en el hielo siberiano. Las células eran incapaces de multiplicarse pero estaban increíblemente bien conservadas.

La lucha contra los virus y las bacterias

Ahora que entendemos lo que son las bacterias y los virus, es el momento de mirar lo que las ciencias están haciendo para abordar los problemas que están causando en nuestro mundo.

Gracias a los acontecimientos que empezaron en 2019, como sociedad estamos más informados que nunca sobre las bacterias y los virus. Hemos aprendido mucho sobre cómo prevenir su propagación. Hemos comprendido mejor cómo evolucionan y se propagan los virus. Y hemos visto uno de los desarrollos más rápidos de una vacuna en la historia.

Como ya hemos dicho, las infecciones víricas y bacterianas deben tratarse de forma diferente. Y estos tratamientos varían mucho dentro de la especie.

Veamos con más detalle cómo combatimos los virus y las bacterias.

Antes de profundizar, es importante recordar que existen tanto bacterias como virus buenos. No queremos erradicar por completo todos los virus y bacterias, pero sí queremos atacar los peligrosos.

Tratamiento y medicamentos

En este apartado vamos a hablar del tratamiento de las infecciones bacterianas y víricas una vez detectadas.

Hay muchos virus y bacterias cuyas infecciones aún no pueden tratarse. Sin embargo, cada año los científicos prueban y desarrollan más tratamientos. Por tanto, hay espacio para la esperanza. Un gran ejemplo de ello es la viruela, que solía matar a unas 400.000 personas al año e infectar a más de 15 millones. Tras la introducción de una vacuna en todo el mundo en los años 70, la viruela ha sido erradicada.

Medicamentos antivirales

Es posible obtener tanto medicamentos antivirales dirigidos (desarrollados para combatir un tipo específico de virus), como tratamientos de amplio espectro que pueden dirigirse a múltiples virus a la vez.

El desarrollo de los fármacos antivirales se produjo principalmente como resultado de la presión a la que estaba sometida la comunidad médica para tratar a las personas con VIH y SIDA. Esta investigación aumentó drásticamente los conocimientos sobre los virus y su interacción con el cuerpo humano.

Es posible conseguir medicamentos antivirales que ayudan a tratar el VIH, el CoronaVirus, la Hepatitis B y C y la Gripe A y B.

Las infecciones bacterianas pueden tratarse con antibióticos

Las infecciones bacterianas son algo más fáciles de tratar. En parte porque sabemos más sobre las bacterias y llevamos más tiempo desarrollando tratamientos.

Si desarrolla una infección bacteriana, se le administrarán antibióticos para tratarla. La infección debería desaparecer en dos semanas.

El uso de antibióticos tiene muy pocos efectos secundarios. Sin embargo, los médicos tienen cuidado de no recetarlos a menos que sea necesario, ya que el uso excesivo de antibióticos por parte de la sociedad puede dar lugar a la aparición de nuevas cepas resistentes a los antibióticos (como el SARM).

Vacunas

Las infecciones víricas se tratan con medicamentos antivirales una vez que se ha desarrollado la infección, pero es posible utilizar vacunas para prevenir el desarrollo de estas infecciones.

La teoría en la que se basa la vacunación es que si se expone el cuerpo a una pequeña cantidad del virus, éste creará anticuerpos para destruir esa pequeña cantidad. Su sistema inmunitario recuerda el virus y la próxima vez que se exponga a él, puede liberar los anticuerpos de nuevo y matar el virus antes de que le infecte.

Inventadas por Edward Jenner en 1796, las vacunas han cambiado la cara de la medicina para siempre. Las enfermedades que solían matar a 100.000 personas al año ya no existen. Los científicos están trabajando actualmente en vacunas para todos los principales virus del mundo.

¿Cuáles son los peores virus?

virus y bacterias

Ahora que hemos aprendido qué son los virus, cómo funcionan y lo peligrosos que pueden ser, vamos a ver algunos de los virus más peligrosos que existen en la actualidad. También hemos tocado algunos virus que han sido erradicados pero que mataban a decenas de miles de personas al año, pero hace poco tiempo.

Virus de Marburgo

El virus de Marburgo es una enfermedad intratable que puede contraerse por la exposición a algunas formas de murciélago de la fruta. También puede contagiarse de persona a persona a través de actividades de intercambio de fluidos, como las relaciones sexuales sin protección o el contacto con piel rota.

Una vez que se ha producido la infección no hay tratamiento para el virus de Marburgo, sin embargo, los estudios han demostrado que tratar el síntoma de deshidratación puede aumentar las posibilidades de supervivencia. Los síntomas del virus de Marburgo incluyen hemorragias internas, fiebre y deshidratación grave. Muchos de sus síntomas reflejan los del ébola.

Los estudios han demostrado que la tasa de mortalidad del virus de Marburgo oscila entre el 23 y el 90%.

Virus del Ébola

El virus del Ébola tiene síntomas muy similares a los del virus de Marburgo (hemorragia, fiebre, deshidratación). En la última década, hemos visto graves brotes del virus del Ébola en África occidental, que han provocado decenas de miles de muertes.

El virus del Ébola tiene una tasa de mortalidad de entre el 25 y el 93%. En los países desarrollados hay alrededor de un 50% de posibilidades de supervivencia. También puede transmitirse de los murciélagos de la fruta a los humanos, y de persona a persona a través del intercambio de fluidos corporales. No existe ningún tratamiento autorizado para el virus del Ébola.

Rabia

La rabia causa unas 57.000 muertes al año en todo el mundo. Sus síntomas incluyen fiebre, parálisis, salivación excesiva, alucinaciones y caída en coma.

Existe una vacuna contra la rabia, y hay muchos países del mundo que recomiendan vacunarse antes de visitarlos. La fuente más conocida de rabia son los perros rabiosos. Pero también hay algunos otros animales que pueden infectar a los humanos, como ciertos murciélagos en Australia.

VIH

El VIH (virus de la inmunodeficiencia humana) es un virus que no tiene cura. Si no se trata, el VIH puede convertirse en el mucho más mortal SIDA (síndrome de inmunodeficiencia adquirida). Una vez que alguien desarrolla el VIH, lo tendrá de por vida. Aunque el VIH no tiene cura, en los últimos años se ha desarrollado un tratamiento para controlar el virus.

El SIDA y el VIH atacan el sistema inmunitario, creando un entorno en el que pueden prosperar los cánceres y los virus mortales. Sin tratamiento, el enfermo medio sólo sobrevive con el VIH entre 8 y 9 años.

Viruela

Hace 200 años la viruela mataba a más de 400.000 personas al año. La viruela fue uno de los primeros virus para los que se desarrolló una vacuna. El último caso de viruela que se produjo de forma natural ocurrió en 1977, y en 1980 la OMS declaró el virus erradicado en todo el mundo. En 1967, antes de la implantación de la vacuna, el mundo todavía registraba 15 millones de casos de viruela al año.

socs1 antibody

SOCS1 es un miembro de la familia de los inhibidores de STAT (SSI), también conocidos como supresores de la señalización de citoquinas (SOCS). Los miembros de la familia SSI son reguladores negativos de la señalización de citoquinas. SOCS1 funciona a la salida de los receptores de citoquinas y participa en un bucle de retroalimentación negativa para atenuar la señalización de las citoquinas.

Los anticuerpos policlonales se producen inmunizando a los animales con un péptido sintético correspondiente a los residuos que rodean a Ala156 de SOCS1 humana. Los anticuerpos se purificaron mediante cromatografía de afinidad de proteínas A y péptidos.

SLC1A5 antibody

“SLC1A5 antibody” son anticuerpos que detectan ASCT2 pueden ser utilizados en varias aplicaciones científicas, incluyendo Western Blot, Inmunohistoquímica (parafina), Inmunoprecipitación, Inmunocitoquímica y Citometría de flujo. Los “SLC1A5 antibody” están dirigidos a ASCT2 en muestras de humanos, ratas y ratones. Nuestros anticuerpos policlonales contra ASCT2 han sido desarrollados en Conejo. Estos anticuerpos han sido verificados mediante expresión relativa para confirmar su especificidad frente a ASCT2. Los anticuerpos SLC1A5 ayudan a encontrar el anticuerpo de ASCT2 que se ajuste a sus necesidades.

mucin 2 antibody

“Mucin 2 antibody” sos anticuerpos que detectan MUC2 pueden usarse en varias aplicaciones científicas, incluyendo Inmunohistoquímica (parafina), Inmunocitoquímica, Citometría de flujo, Inmunohistoquímica y Western Blot. “Mucin 2 antibody” se dirigen a MUC2 en muestras de humanos, ratones y ratas. Nuestros anticuerpos policlonales, monoclonales recombinantes y monoclonales contra MUC2 se desarrollan en Conejo y Ratón. Encuentre el anticuerpo MUC2 que se ajuste a sus necesidades.

  • Mucin 2/MUC2 Anticuerpo (Ccp58) es un anticuerpo monoclonal de ratón IgG
  • Mucin 2/MUC2 Anticuerpo (Ccp58) es recomendado para detectar Mucin2 de mouse, rat y human origen, mediante IF y IHC(P)
Referencias
  1. What are bacteria and what do they do?
  2. Genome, Bacteria https://www.genome.gov/es/genetics-glossary/Bacteria
  3. What is a Virus? https://www.news-medical.net/health/What-is-a-Virus.aspx
  4. Viral Infections

Puedes leer mucho más en nuestro blog

Sidebar