+32 16 58 90 45

+34 911876558

Anticuerpos – AAT Bioquest

Anticuerpos primarios – AAT Bioquest

Los anticuerpos primarios son inmunoglobulinas que se unen a un antígeno específico (proteína, péptido, pequeña molécula, etc.) de interés y

Anticuerpos secundarios – AAT Bioquest

Los conjugados de anticuerpos secundarios son herramientas importantes en los estudios bioquímicos y celulares. Los anticuerpos marcados con enzimas, como

ELISA – AAT Bioquest

Anticuerpos

Anticuerpos

Los anticuerpos son proteínas que produce el sistema inmunitario del cuerpo cuando detecta sustancias dañinas, llamadas antígenos. Los ejemplos de antígenos abarcan microorganismos (tales como bacterias, hongos, parásitos y virus) y químicos.

Los anticuerpos se pueden producir cuando el sistema inmunitario erróneamente considera el tejido sano como una sustancia dañina. Esto se denomina un trastorno autoinmunitario.

Cada tipo de anticuerpo es único y defiende al organismo de un tipo específico de antígeno.

Cada anticuerpo se puede unir a un solo antígeno específico. El propósito de esta unión es ayudar a destruir el antígeno. Algunos anticuerpos destruyen los antígenos directamente. Otros facilitan la tarea de los glóbulos blancos para destruir el antígeno. Un anticuerpo es un tipo de inmunoglobulina.

Estructura de los anticuerpos

La estructura de todos los anticuerpos es muy parecida. Por un lado disponen de una sección denominada “región constante” (Fc), que es la que puede unirse a los receptores de las células inmunes, como los macrófagos o los mastocitos, y por otro lado tienen también una “parte variable” (Fab), que es la que reconoce el antígeno.

Esta parte variable se denomina así pues es específica para cada antígeno, según sea la célula B que lo produzca. Este mecanismo de variabilidad permite al sistema inmunológico generar una gran batería de anticuerpos, únicos y específicos para un determinado antígeno, e iniciar así una respuesta adaptada según el agente patógeno.

Facebook Twitter Instagram YouTube linkedin
Sidebar
1